sábado, 26 de junio de 2010

27 parpadeos de 25 autores: Samsa omnipresente

Competencia - Gilda Manso
—Pueden sentir asco por vos, pero a mí me tienen terror —le dijo, arrogante, el hombre lobo a Gregorio Samsa.

Preocupación – Guillermo Rossini
Estaba leyendo "La Metamorfosis" en el jardín. Dejó el libro a un costado, cerró los ojos, y acarició a su escarabajo preferido. —No sufras más, Gregor —le dijo—. Tu familia está bien y no les falta comida.
Más allá, una legión de hormigas devoraba el cadáver de una araña.

Zzztres - Rita Zanola
—Bien, Gregor. Lo único que me faltaba en este día de locura era que vos te convirtieras en bicho. Hacé el favor de juntar todo eso que estás desparramando por el suelo y no hables… bueh, zumbes, que se me parte la cabeza. ¡Qué familia ingrata!

Psicosis colectiva - Iliana Gómez Berbesí
Gregorio Samsa y Chuan-Tzu fueron a dar al tacho de basura y de ahí a una puerta espectacular. Apenas al verlos, el flamante portero les asperjó con un rocío que los calcinó definitivamente. Luego percibió que su alma se derretía y que todos tenemos algo de insecto.

Terapia - Miguel Dorelo
—Lo suyo, Gregorio, es un típico caso de trastorno esquizoide. Cree ser un insecto pero no lo es.
—¿Está seguro, doctor?
—Por supuesto, está curado; vaya.
–Gracias, do…
—¡Qué asco! —El pisotón terminó con la vida de Samsa. Las secretarias no entienden de técnicas Lacanianas.

Error - Christian Lisboa
Despertó sin poder controlar su cuerpo. Su visión era borrosa, desenfocada, a causa de los ocho ojos que no sabía usar. Se incorporó, aterrado. Su vientre velludo, las ocho patas levantadas, confirmaron sus temores. Intentó gritar, mas sólo pudo silbar:
—¡Franz, te equivocaste, ¡un escarabajo no es un arácnido!

Cien - José María Merino
Al despertar, Augusto Monterroso se había convertido en un dinosaurio. —Te noto mala cara —le dijo Gregorio Samsa, que también estaba en la cocina.

Sobreviviente - Esteban Dublín
Una explosión ha finiquitado la raza humana. En medio de la humareda, Gregorio Samsa todavía camina.

Deja vu: la metamorfosis – Diego Muñoz Valenzuela
Cuando el bello escarabajo despertó, vio con horror que se había transformado en Gregorio Samsa. Tras el espanto, pensó que el asunto le resultaba familiar. “Debo haberlo vivido o soñado antes. O quizás leído”.

Terapia fallida - Sergio Gaut vel Hartman
Si todo es una alucinación, pensó Gregor, y en realidad no me he convertido en un monstruoso insecto, ese maldito psicoanalista vienés me está robando el dinero.

Lazo cerrado – Carlos Feinstein
Gregor Samsa, irritado y devaluado, decide suicidarse para confrontar a su creador; quiere expresarle el odio que siente por su miserable vida. Tras muchos intentos malogrados no logra comprender que él es Kafka, un Dios confundido y aturdido, que descarga sus frustraciones sobre Gregorio, su creación.

No pises a Gregor – Marcela Vergne & Carlos Feinstein
La transformación trajo problemas a todos los vecinos. Nadie se atrevía a matar a ningún insecto, bajo la sospecha de tratarse del propio Gregor. Toda la comunidad murió a los pocos meses de horribles pestes. Salvo por supuesto, Gregor.

Historia vulgar – Carlos Feinstein & Sergio Gaut vel Hartman
Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño tranquilo y descubrió que tenía el mismo aspecto de siempre. —Si me hubiera convertido en un monstruoso insecto podría faltar al trabajo. —Se miró de nuevo en el espejo; resignado, tomó el abrigo y salió a la calle.

Despertar insólito – Antonio J. Cebrián
Gregorio Samsa despertó y miró sus manos. Manos humanas con cinco dedos.
—Qué extraño —pensó—. Tuve el presentimiento de que sería un insecto repugnante.
Su secretario entró preguntando:
—¿Decidió lo que haremos con los obreros de la fábrica?
—¡Despídelos a todos! —gritó—. Tras reflexionar, concluyó: —Mi intuición nunca falla.

Incredulidad - Patricia Kieffer
—Señor Samsa: como médico legista me he encontrado con todo tipo de excusas para no ir a trabajar, pero le aseguro que la suya es inadmisible. O se presenta hoy mismo, o queda despedido.
El médico se fue. Gregorio quedó pensando cómo meter seis patitas en los pantalones.

Un sueño - Tabi Alonso
¡Diablos! otra vez cucaracha; en este sueño quería ser avestruz.

Estudio de factibilidad - Héctor Ranea & Sergio Gaut vel Hartman
–Si está permitido el sexo entre escarabajos y cucarachas —dijo Gregor—, nuestro hijo podría ser un contrabajo guarachero.
—O una cuchufleta barriobajera. No, Gregor, mejor sigamos jugando a la brisca.

Catador – Héctor Ranea
Rara vez se menciona que las cloacas de las ciudades grandes requieren de análisis de la mierda para identificar abusos de la red colectiva. Samsa era el mejor catador de la comarca, lejos. Comparable a un cromatógrafo fase líquida.

Libre interpretación – Francisco Costantini
Cuando despertó, Kafka vio a Gregor a su lado.
—Al final, qué soy. ¿Escarabajo o cucaracha? —le preguntó Samsa.
Kafka se encogió de hombros, dio la espalda al insecto, y volvió a dormirse.

Etnias - Javier López
Gregor Samsa, convertido en cucaracha rubia germánica, conoció a M'bo, magnífico ejemplar de escarabajo africano, tremendamente bien dotado. El idilio fue intenso, pero duró poco: no pudieron superar las diferencias en cuestiones culturales.

Así son las transformaciones de las cosas - Saurio
Al despertar Chuang Tzu una mañana, tras un sueño gozoso, se encontró en su cama convertido en una monstruosa mariposa.
—¿Qué me ha sucedido? —pensó, pero como era un filósofo taoísta se lo tomó con calma, rompió la delgada pared de su choza y voló rumbo a Tokio, a combatir contra Godzilla.

Borgeafkiano recontraplagiado - Giselle Aronson
Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto.
Con alivio, con humillación, con terror, comprendió que él también era una apariencia, que otro lo estaba soñando.

Franz Kafka - René Avilés Fabila
Al despertar Franz Kafka una mañana, tras un sueño intranquilo, se dirigió hacia un espejo y horrorizado pudo comprobar que:
a, seguía siendo Franz Kafka.
b, no estaba convertido en un monstruoso insecto.
c, su figura era todavía humana.
Seleccione el final que más le agrade marcándolo con “X”.

La cucaracha soñadora - Augusto Monterroso
Era una vez una cucaracha llamada Gregor Samsa que soñaba que era una cucaracha llamada Franz Kafka que soñaba que era un escritor que escribía acerca de un empleado llamado Gregor Samsa que soñaba que era una cucaracha.

Plan B - Rafael Vázquez
Desde que descubrió que las ocasionales metamorfosis seguían un plan, no ha vuelto a sufrir ninguna.
Para evitarlas vaga sólo en la oscuridad, se arrastra, observa una dieta estricta a base de pelotas de detritus hurtadas a los escarabajos.

Siempre se quiere aquello… - Jorge X. Antares
Me levanté humano. Por fin, después de tanto dolor y angustia. Miré por la ventana con ojos humanos y sentí lo que había hecho el hombre con corazón humano. Entonces, mí alma deseó volver a ser cucaracha. No podía vivir siendo un monstruo.

Aracnofilia - Rodolfo J.M.
Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró convertido en una enorme cucaracha que pataleaba en la tela de una todavía más enorme viuda negra.

La ilustración es de Malusha
http://s157.photobucket.com/home/odema60

2 comentarios:

Claudia Sánchez dijo...

¡Ah, qué placer! me voy satisfecha.
¡Saludos!

Andy dijo...

Precioso, de verdad.