domingo, 13 de diciembre de 2009

Cuenta regresiva de Oriana Pickmann



39 – Huida infinita
Ilusa, me alejé del ayer, pensando que así podría encontrar un mejor mañana. Vivo lo mismo una y otra vez, escapando, enredándome, cayendo y dejándome atrapar en un día eterno que no tiene intenciones de terminar, de dejarme avanzar.

38 – Perversamente
Marchó hasta los confines ocultos del averno, dejándose llevar por el infinito calor que de su centro nace. Pecador, mentiroso, adúltero y envidioso, se regocijaba imaginando la condena que habría de pagar hasta el fin de los tiempos.

37 – Impaciencia
Mi boca observa la tuya, esperando impacientemente que le des de beber el néctar que tu vida produce, aquel que es capaz de calmar la sed que tengo, aquel que terminará con esta sequía, con esta agonía.

36 – Muertos de hambre
Despertaron los difuntos esa noche, con ganas de cuerpos frescos y vivos. Cuál sería su sorpresa al ver que el pueblo los esperaba, había caído la peste y estaban totalmente aislados, sin agua ni provisiones, ansiosos.

35 – Latitudes lejanas
No podré comprender esta distancia absurda entre tú y yo. Pero esta lejanía es un espacio vacío. Aire que respiramos simultáneamente en nuestras orillas, hasta agotarlo y hacer que no exista más. Entonces estaremos juntos.

34 – Hora punta
―Ladran, Sancho. Señal de que avanzamos.
Pero Sancho sólo murmuraba garabatos. El tráfico era intenso y ya estaba harto de los bocinazos de los demás conductores. Definitivamente no se habían movido ni un centímetro.

33 – Añoranza
Se quedó esperando a que volviera el barco en el que se fue su amado. Volvieron ambos, embarcación y hombre. Pero ella sólo necesitaba el olor a madera salada para calmar su piel.

32 – Absurdo
―¿Lo ves? ―dijo el mudo.
―Está todavía un poco lejos, ¿no? ―respondió el ciego.
―¡Escuchen! ―exclamó, súbitamente, el sordo.
Pero la imposibilidad, lo utópico y la ficción pasaron de largo sin detenerse.

31 – Potpourri
―Perdone, doctor, pero ¿qué tipo de ballena es ésta? ―le preguntó Pinocchio a Colón.
Veinte mil leguas después, Verne les daría la bienvenida al Enterprise, para algarabía de todos los habitantes de Lilliput.

30 – Etimologías
―No has de comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, Evita ―dijo Dios severamente. Eva, como es sabido, no hizo caso. Acababa de nacer el verbo “evitar”.

29 – Antojos
Veía, a través de la ventana, la vida que siempre quiso tener, el hombre que quería amar, la casa en la que soñaba vivir, la mujer que deseaba eliminar...

28 – Pespuntes
El sastre del pueblo fue el único testigo de aquel terrible y sanguinario crimen, con un hilo de voz pudo hilvanar los hechos y contárselos a la policía.

27 – Love is (not) in the air
―Déjame ir, necesito ser libre ―dijo ella, terminando con la relación. Él le hizo caso, con el corazón roto en pedazos. El acto de trapecismo terminó trágicamente.

26 – Piroagnóstico
Tenía la extraña costumbre de esconder trocitos de fe entre las páginas de sus libros favoritos. Es lógico entender que la perdiera completamente luego del incendio.

25 – Lapsus vital
Lamentablemente y, a pesar de todos los intentos médicos, murió de amnesia fulminante. Su corazón se olvidó de cómo latir, sus pulmones de cómo respirar...

24 – Iridiscente
Creyó, en su ignorancia, haber atrapado la luz de una estrella. Cuán grande sería su decepción al ver que solamente era un simple hada.

23 – Purificaciones al seco
Después de ser despedido de mi nuevo trabajo, fui a la tintorería. Pedí que le quitaran el olor a fracaso a mi traje.

22 – Mutaciones
Llevaba una vida de perro. Dormía como un lirón. Hablaba como un loro. Era astuto como un zorro. Era un gato esquizofrénico.

21 – Mientras dure la oscuridad
En el oeste de tus ojos veo al sol salir. Atemorizada, mi noche se esconde debajo de mis párpados aún dormidos.

20 – Expreso de media noche
Siempre le sucedía lo mismo. Uno solo bastaba para lograr el efecto. Pasaría la noche en vela.

19 – Bel canto
Aquel día llegaron a destino todos los barcos que se creían desaparecidos. La explicación, las sirenas habían quedado afónicas.

18 – Oscuras independencias
Cansados de no poder volar libremente, los cuervos decidieron dejar de ser la sombra de las otras aves.

17 – Suspiros monocromáticos
El artista se encontraba, claramente, en su periodo verde. Su musa se había enamorado de un duende.

16 – Luminaria
Llevo en mi bolsillo un trozo de luna para recordar que, una vez, iluminé tu noche.

15 – Alba dubitativa
¿Y qué hago yo, ahora, con este pequeño amanecer que nunca se convertirá en mañana?

14 – Atoramiento temporal
Dicen que tengo que tomarme mi tiempo, pero siempre termino atragantándome con los relojes.

13 - Absoluto
Reinaba un silencio mortal y autoritario. Los aldeanos, descontentos, murmuraban planeando un magnicidio.

12 - Teómano
Creó su propia religión. Él era su Dios y su único creyente.

11 - Roces
Cuando las manos aprendieron a volar, sus sombras acariciaron las nubes.

10 - Adicciones
No podía seguir viviendo así. Decidió inscribirse en Melancólicos Anónimos.

9 – Río
Mis carcajadas emanan de mi garganta y suenan caudalosamente.

8 – Ley del más fuerte
En mundo de espejos, el martillo es rey.

7 – Oratum ergo sum
Digo tu nombre para saber que existo.

6 – Gastronomía
Dícese del arte de comer estrellas.

5 – Fatal
Tenía una pena de muerte.

4 – Insuficiencia cardíaca
No puedo quererte más.

3 – Rabia
Destripaba daguerrotipos ajenos.

2 – Solamente
Insólitamente sola.

1 – Pienso en algo profundo
Subsuelo.

0 – Lo que digo al ver tus ojos


9 comentarios:

Ogui dijo...

muy buenos!

Salemo dijo...

Me gustó todo, pero te pido prestada la idea del 27.

Carmen María dijo...

Qué hermoso Oriana, ¡¡felicidades!! Lo he disfruta mucho :D

Víctor dijo...

Muy, muy, pero que muy buenos, Oriana. El 36, 33, 32, 27, 6 y 4: excelentes. Por cierto, te mueves muy bien en los muy cortos.

Un abrazo.

Oriana P. S. dijo...

Muchas gracias amigos por pasar y leer :)
Me alegra muchísimo que les haya gustado, realmente le he puesto mucho sentimiento a cada una de las ráfagas.

Besos a todos, Don Héctor, Miguel Ángel, Carmen María y Víctor :)

Javi dijo...

Oriana, una belleza de serie regresiva.
Me gustan todos, unos más que otros, claro está, pero en general están muy muy buenos.
Beso!!!

Paraíso de los Suicidas dijo...

¡Te felicito! La concisión es tu virtud. Un gestito, una sóla mirada... Dicen tanto como tus pequeños escritos.

*Sechat* dijo...

En vano, ignorante como soy, intenté crear una cuenta regresiva (no me dí cuenta del detalle de las palabras acorde al número en la lista) y orgullosa la lancé a mi blog. Hoy leyendo cosas tan hermosas como tu Bel Canto, me avergüenzo de ello. Me queda mucho por aprender. Un abrazo.

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Sechat. No te avergüences de nada. Siempre hay cosas para aprender, pero todo lo que hacemos vale. Sería interesante que me enviaras las CR que creaste para incluirlas en las series de CR colectivas. Y si te parece apropiado tomaremos textos de tu blog y los republicaremos en los nuestros, citando tu autoría y el enlace, por supuesto. Ya me dirás si te parece adecuado.