sábado, 28 de noviembre de 2009

41 ráfagas geográficas extra-ordinarias para completar un sábado común



En libertad - Javier López
Navego sin rumbo por un mar desconocido. A lo lejos veo una isla. Pero decido no abordarla, morir libre y extraviado antes que ser náufrago.

Atajo - Javier López
Explorábamos la noche buscando caminos entre tinieblas. Encontramos un atajo que nos condujo al día siguiente sin pasar por la pesadilla.

Sin misterios - Oriana Pickmann
Cuando llegaron los científicos, el abismo perdió sus secretos.

Libertad - Héctor Ranea
Cualquier camino lleva a ningún lado.

Cuervo - Héctor Ranea
Alado por un sabio cuervo, sobrevolé las cumbres más insólitas de las metamorfosis. No puedo contarles lo visto porque con mis quelonios aún no modulo correctamente.

Descubrimiento - Javier López
—¡Tierra! —gritó el almirante cuando sintió que lo enterraban vivo.

Paseo - Héctor Ranea
La rana vive en la Victoria Regia del lago artificial. Una súbita inundación la transfiere al arca de Noé, una taberna de poetas. La besan y ahora canta en Praga, cerca de un puente negro.

Cueva - Héctor Ranea
Dejamos las manos pintadas en la pared para indicar que acá nacieron los niños y acá regresaremos. No lo vendan al lugar que no nos nacerán más hijos.

Recorridos - Javier López
Hay senderos que nos conducen a caminos. Y caminos que nos conducen a calzadas, para acabar perdiéndonos en ciudades de las que nunca lograremos salir.

Caricia gélida - Oriana Pickmann
Los glaciares besan las montañas. Ellas, ilusionadas, incuban fiordos.

Acto final - Javier López
La Tierra, cansada de los seres humanos, comenzó a lanzarnos exabruptos a través de la boca del gran volcán.

Escritor explorador - Javier López
Tras recorrer el Nilo en busca de sus fuentes, vertió ríos de tinta para narrar la expedición.

Hasta eso - Héctor Ranea
Miró bien su mapa. Ese río no estaba ahí anoche. Desde que ella lo dejó, el explorador encuentra que hasta su geografía ha cambiado.

Sorpresa – Antonio J. Cebrián
Durante meses recorrió montañas y valles en busca de la fuente más grande del mundo.
Al fin la halló. Sobre una gran piedra podía leerse, escrito con letras gigantes: Arial 1500 puntos.

Magma osrgásmico - Oriana Pickmann
El volcán, enamorado de la montaña, la rodeó con lava ardiente. Ella se dejó quemar por la pasión.

Everest - Sergio Gaut vel Hartman
Mahoma fue a la montaña, pero como nunca había escalado otra cosa que dunas, perdió pie y se despeñó. Jamás existió la hégira y los árabes abrazaron el taoísmo.

Amazonas - Sergio Gaut vel Hartman
Las famosas arqueras griegas griegas trataron por todos los medios de que el fútbol fuera un deporte mixto; se volvían locas por jugar en el Flamengo o en el Fluminense.

Aniversario - Sergio Gaut vel Hartman
Al cumplirse tres milenios de la gesta de Moisés, científicos israelíes consiguieron reproducir el cruce del Mar Rojo separando las aguas mediante técnicas hidroquinéticas. Yahvé firmó su renuncia indeclinable.

Mar de la inesperada partida - Héctor Ranea
¿Por cuáles túneles fluyeron los mares hasta vos? ¿Cuáles agujeros en las olas me conducen a tu piel? ¿Cuál mar, cuál hendija me guiará cuando esté muerto?

Mar de los placeres de Homero - Héctor Ranea
Me place reposar sobre mi escritorio, escuchar las naves surcar los mares que nunca conoceré. Oler las mujeres del modo que se dejan oler en mis poemas.

Mar de los regresos 1 - Héctor Ranea
Entonces veré por el agujero añil del mar. Las olas serán perpetuos temblores en mi retina y mi piel será un orgasmo de luz que llenará ese enorme hueco sin orillas.

Arraigo - Javier López
En la jungla debes moverte rápido, no descansar ni por un instante. Corres el peligro de enraizarte.

Mar del breve crepúsculo - Héctor Ranea
El acantilado desploma sus arrugas verticales sobre el mar apenas rizado, casi transparente. Las uñas gastadas de la roca se disuelven blancas en las aguas
azules de la mar. Y el tiempo se detuvo.

Mar del breve crepúsculo 2 - Héctor Ranea
Apenas surcan el aire por la levedad del vuelo las gaviotas con graznidos apenas animales. Todo parece estar en calma permanente sosiego al amparo del viento y de las marejadas. Debo respirar.

Salvagente - Carmen Carrillo & Héctor Ranea
El poema era un mar de retruécanos e hipérboles pero llevo mi chaleco salvagente que me sacó de las metáforas más endiabladas.

Cartógrafo - Javier López
El joven amante sólo es capaz de hacer un croquis impreciso del cuerpo de su amada. El experto, elabora detalladas cartografías.

Contingencias – Rafael Vázquez
Los mapas inteligentes reproducen infinitesimalmente el paisaje en tiempo real, ya no hay aventura, solo rutina, previsibilidad. Salvo la del dedo sobre el mapa palpando el logaritmo del riesgo, la posible contingencia de ceros y unos.

Sur - Carmen Carrillo
Le gustaba contemplar sus montañas y sus valles, pero le gustaba más explorar el sur de su accidentada geografía y si encontraba un clima propicio, le desataba un tornado.

El Muy Sur - Héctor Ranea
Los glaciares que desagotan en el lago la nieve milenaria comenzaron a derretirse a pasos de gigante cuando él encontró que sus manos se entibiaban en los senos de su amada.

Bastante movido - Héctor Ranea
El mar se pone movido cuando las sirenas se bañan. No puede contenerse: le cuela la saliva por la comisura de las playas.

Agencia de viajes - Javier López
Al sur de ninguna isla se encuentra un mar inexistente. Bajo ese mar hay un abismo sin fondo. Allá llegaron los turistas con el paquete que incluía el crucero y las lecciones de submarinismo.

Turistas efímeros - Héctor Ranea
Viajamos tan rápido que dejamos atrás lo más soñado.

Dicen que estoy loco – Nanim Rekacz
Navego en las olas de las dunas, la arena me salpica. Hay islotes de agua mansa donde abrevo y descanso.

No es como en la vida – Nanim Rekacz
Los caprichosos dibujos del sendero se entrecruzan en el bosque. Siempre hay oportunidad de rehacer el camino, de cambiar el rumbo, de desandar los pasos.

Formación de las playas - Nanim Rekacz
Cuando me acuesto al sol temo volverme roca. Puedo verlas en las orillas, inmóviles siluetas de pétreas hembras desnudas, lamidas por sus rayos. Las que se niegan se desintegran, se hacen arena, dicen...

Sapiencia de gusano – Nanim Rekacz
Los pájaros dicen que el mundo es infinito, que más allá de mi árbol hay otros árboles, otros paisajes, habitados por gusanos diferentes a mí. Me invitan a llevarme en su pico. No les creo.

Regreso sin gloria – Nanim Rekacz
Después de la guerra fue difícil hallar el camino a casa. Los valles eran cráteres; los cerros, escombros. Las señales habían desaparecido, las cuencas vacías de los cráneos sólo indicaban cómo ir a la muerte.

Repetir no es igualar – Nanim Rekacz
A veces me anudo globos de helio, para hacerme más volátil. En otras ocasiones, me cazo herraduras, me obligo al esfuerzo extra. Así el mismo recorrido se siente diferente.

Aventurero - Carlos Feinstein
Llegó al faro del fin del mundo, pero venía con tal ímpetu que por un sólo paso de más cayó por el borde.

Deberes - Héctor Ranea
El niño dibujaba el mapa de los Andes pero, ante los errores cometidos, decide hacer un bollo con el papel y en ese instante éste se arruga mostrándosela completa y tridimensional.

Obrador - Héctor Ranea & Nanim Rekacz
El Demiurgo miraba desolado sus paradigmas humanos. Quería destruirlos, habían salido horripilantes con esas excrecencias impares, pero se contuvo: ¿Y si al hacerlo no se producían terremotos, colisiones con asteroides ni catástrofes climáticas?

2 comentarios:

Javi dijo...

Muy acertada selección Héctor. Aunque sea difícil decir ésto cuando uno es parte integrante, pero tendría que decir "aún así...".
Esas geografías fueron una buena experiencia.

Daniel Gurrola dijo...

Wow, mientras más y más leía me recordaba a www.twitter.com/eraseuntweet