martes, 16 de junio de 2009

Parpadeos gautianos puros y otros no tan puros


Imposible - Sergio Gaut vel Hartman
Renunció después de la novena clonación: la incapacidad para hacer huevos fritos sin romper la yema pasaba de un cuerpo a otro.

Deshoras - Sergio Gaut vel Harman
—Ay, hijo. ¡Qué horas de llegar! Son las cuatro. ¿Vienes comido?
—Sí, madre —respondió el muchacho—. Cené con unos muchachos haitianos. Elogiaron mi intelecto.
—¡Es que tienes un buen cerebro!
—Eso dijeron.

Secreto – Sergio Gaut vel Hartman
La biblioteca del Vaticano guarda incontables documentos clasificados. Pero ninguno lo es tanto como el acta de matrimonio de Jeshua ben Josué y María de Magdala.

Variante astronómica - Nanim Rekacz & Sergio Gaut vel Hartman
Cuando se casaron, como eran dos seres luminosos, dulces y ardientes, en vez de irse de luna de miel, se fueron de sol de azúcar quemada.

Proceso - Carmen Carrillo & Sergio Gaut vel Hartman
Crearon un cerebro mecánico y lo atiborraron de fórmulas matemáticas. Al finalizar el proceso, cayó en un profundo sopor y empezó a roncar. Habían olvidado programar al hemisferio izquierdo como dominante.

Suplantación – Antonio J.Cebrián & Sergio Gaut vel Hartman
Tras resistir en silencio las desventuras del Apocalipsis, Belcebú exclamó con amargura: —Mentiroso advenedizo… En el fondo estabas deseando hacer también mi parte…

Modesta contribución extemporánea - Héctor Ranea & Sergio Gaut vel HartmanÉstas son las herramientas de la creación, dijo el Demiurgo al Golem. Pueden usarse al principio, al final o en el medio, o sea, en cualquier parte, pero con convicción.

Sección de espectáculos - Sergio Gaut vel Hartman
Brillante presentación del Coro Polifónico de Mudos en la Escuela de Sordos "Ludwig van Beethoven".