martes, 23 de diciembre de 2008

83 ráfagas del 23 de diciembre de 2008


Bertold Brecht
Instruido por impacientes maestros, el pobre oye que es éste el mejor de los mundos, y que la gotera del techo de su cuarto fue prevista por Dios en persona.

Bertold Brecht
Muchos jueces son absolutamente incorruptibles; nadie puede inducirles a hacer justicia.

Lilian Elphick & Sergio Gaut vel Hartman
Vendo alma; oportunidad única. Llamar al 666-666-666, horarios oficina. Intermediarios abstenerse.

Fragmentos para dominar el silencio - Alejandra Pizarnik
Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo.

Oliverio Girondo
¡Si Rubén no hubiera poseído unas manos tan finas!... Si no se las hubiese mirado tanto al escribir!...

Oliverio Girondo
¿Por qué no admitir que una gallina ponga un trasatlántico, si creemos en la existencia de Rimbaud, sabio, vidente y poeta a los 12 años?

Olivierio Girondo
Los únicos brazos entre los cuales nos resignaríamos a pasar la vida son los brazos de las Venus que han perdido los brazos.

Olivierio Girondo
Musicalmente, el clarinete es un instrumento muchísimo más rico que el diccionario.

Sweet revenge - Lilian Elphick
Un día el fantasma, cansado de vagar intentando encontrar un amor que le correspondiera, decidió reencarnarse en una hermosísima rosa con espinas venenosas. Así, muchas damas lo sintieron y tuvieron un recuerdo suyo.

La respuesta - Lilian Elphick
Estaba el maestro de zazen meditando en el campo. Sólo una vaca pastaba a unos cuantos metros de él. “Om”, dijo el maestro. “Mu”, contestó el animal, alcanzando el nirvaca.

En algún lugar del desierto chileno - Lilian Elphick
El cementerio se encuentra en pleno desierto, demasiado lejos de la ciudad. Los fantasmas recogen flores de cactus para adornar sus tumbas.

En Auschwitz - Lilian Elphick
Donde los fantasmas aún tienen un número tatuado en la memoria.

Cuerpos - Juan José Arreola
No olvide usted, señora, la noche en que nuestras almas lucharon cuerpo a cuerpo.

Indec – Santiago Fernández Subiela
Antes encontrarte una moneda de cinco centavos no servía para nada. Ahora encontrarte diez pesos… no sirve para nada.

Primavera - Mónica Cazón
Era el refugio ideal; cálido, sereno, seguro y mío. Lo supe cuando calmó su llanto y me miró.

Verano - Mónica Cazón
Quitaste mi sueño. Y desde entonces sueño soñar, para soñarte.

Invierno - Mónica Cazón
Confirmé la noticia en verano. Cuando nació, en julio, continuaba el verano.

Otoño - Mónica Cazón
Tengo el convencimiento de que su vida fue una realidad ya desde el pensamiento. Y desde entonces florece en mayo.

Sentido - Héctor Ranea
Todo pierde sentido cuando la última pluma del cuervo dice: Nunca Más.

Muertes - Héctor Ranea
La gente muere de dolor desordenado.

Leyendas eróticas 2 - Héctor Ranea
Gilgamesh yació con un ángel cuyo sexo estaba en el engarce de las alas con la espalda. Recuerda las plumas acariciándole, los gritos de ave satisfecha del supuesto ángel. Espera volver a encontrarlo.

Laceración indeleble - Héctor Ranea
Ella lloró sobre su regazo bajo el canelo, recuerda cada lágrima que se derramó porque dejaron, una por una, una cicatriz en su muslo.

Mitos chiquitos - Jorge Martín
El hombre de la bolsa: Aparece de repente y se roba todo los bienes haciéndolos desaparecer, muy en boga en algunas ciudades norteamericanas, ahora de uso común en todo el mundo.

Mitos chiquitos 2 - Jorge Martín
En las sesiones del congreso por razones que se desconocen, entre votos positivos y negativos aparece de manera aleatoria un voto positivo que no es.

Mitos chiquitos 3 - Jorge Martín
De origen incierto, en algunos lugares se expresa satisfacción después de una comida nocturna abundante gritando: ¡Docena!

Mitos chiquitos 4 - Jorge Martín
En el ámbito judicial se tiene por cierto que atrae la mala suerte sentenciar un delito grave luego de no menos de ciento cincuenta años de ocurrido el hecho.

Revelado rápido - Magnus Dagon
Descubrió que cuando fotografiaban a alguien la foto revelaba el instante de su muerte. Desde entonces odia salir en instantáneas.

Arquitectura orgánica - Magnus Dagon
El día que se rompa el David de Miguel Ángel los testigos van a llevarse una gran sorpresa.

Delicadeza racial – Magnus Dagon
No sabíamos que el humano era tan débil, por eso al estrechar su mano la convertimos en una masa gelatinosa.

Temor a lo irracional - Magnus Dagon
Conseguimos datar el libro, descubriendo estupefactos que era anterior al origen de la escritura.

Hombre y robot - José Luis Zárate
Que maravillas tiene esta época, pensó. ¿Dónde conseguiría el museo un humano?

José Luis Zárate
Las cartas que mandó alguien antes de fallecer se convierten en fantasmas manuscritos.

Etiqueta - José Luis Zárate
Atún. Agua. Aceite. Libre de Delfín. Puede contener rastros de sirena.

Burocracia - José Luis Zárate
Solo es real si está por triplicado.

Sueño de la mariposa - Chuang Tzu
Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu.

Andrés Diplotti
Curioso como algunos se quejan de la falta de fiabilidad de Internet y luego repiten como gran verdad cualquier cosa que oyen en la calle.

Andrés Diplotti
Después de mucho buscar, encontró el botón "deshacer" de la vida real. Lo apretó y tuvo que empezar a buscarlo de nuevo.

Desfasaje - Olga A. de Linares
Al releer las viejas cartas, volvieron a enamorarse. Pero de las personas
que habían sido entonces.
Misteriosa atracción - Olga A. de Linares
Era la mujer más misteriosa que había visto jamás, y la amó sin recaudos.
Hasta que no hubo más enigmas a resolver, y se volvió tan aburrida como
todas.
Caza mayor - Olga A. de Linares
Cupido los acompañó hasta el Civil y la Iglesia. Después, con una risa
malévola, partió a buscar más incautos.
Crímenes comunes - Olga A. de Linares
Cargando a su flamante esposa, cruzó el umbral del nuevo hogar. Por
desgracia, demoró en cerrar la puerta; la Rutina entró con ellos, y otro
amor desprevenido murió entre sus garras.
Lente - Oriana Pickman
Cuéntame qué tan ciego eres y te diré si eres cóncavo o convexo.

¡Silencio! - Oriana Pickman
Se dice de Van Gogh que ya no soportaba el parloteo de los girasoles. Se cortó las dos orejas.

Arte patológico - Oriana Pickman
Entre la neurosis de Munch y la bipolaridad de Van Gogh, están las voces esquizofrénicas de sus musas.

Síndrome de Halley – Oriana Pickmann
La inspiración que viene una vez cada 76 años.

La invocación - Jacinto Deleble Garea
La médium sordomuda tradujo el mensaje de la bruja difunta a lengua de signos y el viudo que le consultaba se esfumó.

Perogrullada - Jacinto Deleble Garea
Frotó la lámpara y en lugar de genio apareció un regordete querubín armado con arco y flechas. "Te concedo El Deseo", dijo...

Desorden internacional - Jacinto Deleble Garea
En la ONU las banderas de las distintas naciones flameaban unas contra otras ignorando la dirección del viento.

La gota - Jacinto Deleble Garea
Colman palabras al vaso del lenguaje. Rebosa llanto.

Javier López
Los habitantes de aquél pueblo andaban todos cabizbajos. Un vecino había perdido una lente de contacto.

Javier López
Arreglaron una cita. Sin permiso de su autor.

Javier López
Dios había perdido la fe en sí mismo.
Javier López
Iba a ser su primera aparición en público. El fantasma sentía los nervios del debut.

Edilberto Aldán
Vio un gigantesco pollo rostizándose en su propio sueño.

Edilberto Aldán
Tanta lectura para dejar el cerebro en los pañuelos.

Edilberto Aldán
Tener un amigo muerto facilita la conversación entre dos que ya nada tienen que decirse.

Edilberto Aldán
Ven, cosa, yo te diré tu nombre.

Robert K. Merton
Su tiempo de reacción era tan breve que siempre estaba dispuesto a arrepentimientos tardíos.

Omnívoro - Sergio Patiño Migoya
—Cuernos y pezuñas, herbívoro —respiró aliviado el biólogo experto en taxonomía.
—Cierto. Pero garras y colmillos, carnívoro —replicó el demonio antes de zampárselo de un bocado.

Optimistas - Sergio Patiño Migoya
Mientras el creyente pensaba que vivir era un dulce aperitivo del gran banquete del Cielo, el ateo veía la vida como la borrachera ideal: tras la muerte no hay resaca.

Pesimistas - Sergio Patiño Migoya
El creyente sorbía su existencia en someros sorbos, temeroso de una mala digestión de llamas y azufre; el ateo no se atrevía a comerse la vida, consciente de que después no habría postre.

El poliglotón - Sergio Patiño Migoya
La puerta de atrás no tenía cerrojo. Entró, comió un primer plato, un segundo y un tercero. Luego, por divertirse, eructó y eructó y con su aliento a jamón la casita derribó.

Peter Pan y cebolla - Rafael Vázquez
Lo internaron poque hablaba solo, porque asistía a bodas irreales, porque lloraba en entierros inexistentes. Él simplemente se negaba a abandonar a sus amigos imaginarios de la infancia.

Esquizofrenia fractal - Rafael Vázquez
Escucho voces que dicen que escuchan voces.

Fugaces - Rafael Vázquez
Alrededor de cada estrella fugaz giran planetas y lunas que albergan civilizaciones brevísimas.

Antigüedad - Rafael Vázquez
Alcanza la orilla una botella tallada en piedra con pinturas rupestres de un naufragio.

Desamor - Maricela Torres
Fue a terapia de pareja, visitó foros virtuales. Era imposible, ella y las matématicas nunca se entenderían.

Amor simbiótico - Maricela Torres
Felizmente, el parásito se instaló en el estómago del comensal. Juntos hasta que la muerte los separe.

Hasta que la muerte los separe - Maricela Torres
El proceso de divorcio fue rápido y discreto.

Veracidad - Maricela Torres
Era fácil pintar con exactitud la realidad que veia. Lo difícil era conseguir las modelos desfiguradas.

Paz - Carmen Rosa Signes Urrea
La paloma regresó a su refugio portando en su pico la pesada carga que nadie quiso recoger.

Terapia de choque - Carmen Rosa Signes Urrea
—Busco mi identidad —afirmó mientras descendía. Unos objetos se alejaban, otros cada vez estaban más próximos. Clin, clan, crac, plaf, chin, chan… Tarde descubrió que un espejo padece el síndrome de múltiple personalidad.

Regias costumbres - Carmen Rosa Signes Urrea
Sonaron las conocidas notas. Comenzó el baile.
Hasta que el príncipe saltó a la pista moviéndose a ritmo de rock’n’roll.

Delirio - Maribel Pumarejo Olivella
Y ahora, mi sombra me ha creído su sombra.

Discionario - Guillermo Vidal
Detractor: Modismo de algunas zonas de la Patagonia refiriéndose al peón dedicado exclusivamente al manejo del tractor.

Diccionario 2 - Guillermo Vidal
Carátula: Araña de biblioteca, de gran tamaño, que consume papel y hace su tela sobre los libros, de ahí que se conozca popularmente la tapa de estos con el nombre de carátulas.

Diccionario 3 - Guillermo Vidal
Dinosaurios: Animales descubiertos en el cine que se prevé permanecerán en secuelas durante cincuenta millones de años.

Diccionario 4 - Guillermo Vidal
Presidente: Popularmente, un ex que actualmente está a cargo sin ejercer la función.

Amor - Ricardo Acevedo Esplugas
En su modesta habitación en el Cielo (con vista al Sol). Martí tiene un busto de cada un de nosotros.

Suicida - Sergio Gaut vel Hartman
Vi a uno tirarse de un sexto piso y caer en el octavo. ¡Yo veo cada cosa!

Pecado capital - Sergio Gaut vel Hartman
Se durmió en la biblioteca mientras leía el Ulysses. Joyce no pudo soportarlo y lo apuñaló dos veces, una vez de cada lado.

Artimaña - Sergio Gaut vel Hartman
Solucionó el problema de los robos a su casa abriéndole la puerta a los ladrones. Estos, desconcertados, se iban sin llevarse nada.

Van Gogh - Sergio Gaut vel Hartman
A partir del episodio de la oreja, muchos pensaron que se harían famosos mutilándose. Pero sólo unos pocos supieron dónde cortar.

5 comentarios:

Ogui dijo...

Realmente, la selección es sin costuras. Desde el principio al fin. No podría hacer una selección sin escribir varias páginas para justificarla. Ciertamente, hay algunos fuera de serie. El pensamiento de Brecht, por ejemplo. Felicitaciones!

Elbereth dijo...

Esta selección es realmente buena! Me encantó la esquizofrenia fractal, me recuerda lo mal que funciona la política...
Gracias de nuevo por el placer de leerlos

Monelle/Carmen dijo...

Gracias Sergio por darnos la oportunidad de formar parte de tu familia de escritores.
Cuenta con nosotros para próximas entradas, ya sabes cómo encontrarnos.
Saludos.

Carmen R. Signes y Ricardo Acevedo

Abol dijo...

Sergio, un alcance: el texto de Alejandra Pizarnik tiene por título "Fragmentos para dominar el silencio", y no "Post scriptum", engendro mío.
Un abrazo, L.

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Gracias. Corregido.