domingo, 12 de octubre de 2008

20 parpadeos de Saurio


Peligros de los refranes III - Saurio
Tiró a la basura al despertador, bajó al máximo las persianas y se tomó un somnífero. Es que desde que leyó la Biblia supo del alto costo de la ayuda de Dios.

Peligros de los refranes IV - Saurio
Harto de que todas las mañanas un ángel le dejara una canasta llena de miñones, figazas y flautitas, exclamó:
—¡Mañana mismo me hago la dentadura!

Peligros de los refranes V - Saurio
Se afeitó, se pasó cera, se hizo la depilación definitiva, en su cuerpo no quedó ni un pelo. Sin embargo, siguió tan zonzo como antes.

Peligros de los refranes VI - Saurio
Su ganado engordó, pero él terminó tuerto.

Peligros de los refranes VII - Saurio
Se hizo un sánguche de jamón crudo y roquefort y descubrió de la peor manera que no siempre son buenas las tortas cuando falta el pan.

Se fue el caimán - Saurio
Las hormiguitas no fueron traviesas ni se equivocaron de agujero. Sabían exactamente dónde se metían y la cantidad de vasos sanguíneos de la zona. Ya vería esa vieja pervertida cuando la mordieran todas juntas.

Rosamonte - Saurio
Cuando se durmió todavía no había llegado el dinosaurio.

Saurio
Por décadas la ciencia médica le estuvo buscando cura a esa enfermedad, pero el presupuesto apenas alcanzaba para un monaguillo y dos estampitas.

Saurio
Esta oración es una ráfaga.
Esta oración es un parpadeo.
¿Cómo es que no notás la diferencia?

Del horóscopo de hoy - Saurio
Sorpresa: Al despertar encontrará a un animal extinto junto a usted.

Saurio
En Boca cerrada no entran gallinas.

Saurio
Yo siempre pensé que estaba predestinado para convocar a las masas pero lo único que logré fue que me persigan las facturas.

Saurio
Cuanto más pelos pierdo de la cabeza más me crecen los pelos de la nariz, por lo que, al final yo no sé si lo que tengo es calvicie o una cabellera que ha perdido el rumbo.

Saurio
"Voy a invertir dinero en mi cuerpo", dijo y se metió un fajo de billetes en el culo.

Afterlife - Saurio
¡Uh, me morí y no me di cuenta!

Saurio
Yo soy adicto a mi cuerpo. Si no lo tengo, me muero.

Lo malo de educarse con la tele - Saurio
Hablo como el Topo Gigio, camino como Astroboy y me visto como Fofó y Miliki.

Saurio
Algunos cantantes de ópera rompen copas de cristal con su voz. Yo las transformo en vasitos de plástico.

Saurio
Cada vez que canto las organizaciones de derechos humanos hacen un acto de repudio.

Saurio
En los picnics, en vez de pedir “una que sepamos todos” mis amigos decían “una que no sepa Saurio”.

3 comentarios:

Jacinto Deleble dijo...

***





No cantarás bien Saurio, pero por descontado que tienes buenas letras.






***

pato dijo...

¡GENIAL! Saurio, todavía me estoy riendo. Impecable la paráfrasis de Monterroso, cuando el dino "aún no había llegado". Y las demás...¡de colección! Todo un lujo leerlas.
Pato.

Olga A. de Linares dijo...

¡Divertidisimos parpadeos, Saurio! Me encanto Sorpresa, en particular, y el "refranero" peligroso, ¡excelente!