miércoles, 20 de agosto de 2008

26 parpadeos del 20 de agosto de 2008


Ramón Gómez de la Serna
Aquella niebla fue tan fuerte, que cuando pasó había borrado los rótulos de las tiendas.

Enrique Anderson Imbert
—Alégrate. Tu deseo ha sido otorgado. Escribirás los mejores cuentos del mundo. Eso sí: nadie los leerá.

De nuestros exploradores en la Tierra muerta - Georges Bormand
Hemos descubierto una ciudad sumergida. Parece Nueva York.

El viajero del tiempo - José Vicente Ortuño
…se encontró a sí mismo y no se gustó.

Cuento de horror - Juan José Arreóla
La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de las apariciones.

Acosadores – Juan Pablo Noroña
—Señor, ¿desea chica, habano, salsa, alojamiento?
—Llévame ante tu líder.

Max Aub
Lo maté en sueños y luego no pude hacer nada hasta que lo despaché de verdad. Sin remedio.

Universo con desperfectos – Sergio Gaut vel Hartman
—Disque 3467 y espere.

Homero Santos - Juan José Arreóla
Los habitantes de Ficticia somos realistas. Aceptamos en principio que la liebre es un gato.

Copyright - Pere Calders
Alguien me ha hecho a mí y he sido vendido. Nunca he podido saber quién ha cobrado los derechos ni si ha sido un buen o un mal negocio.

Demasiado Tarde - Federico Schaffler
Cuando Jesucristo regresó, ya no estábamos.

Juan José Arreóla
La última vez que nos encontramos Jorge Luis Borges y yo, estábamos muertos. Para distraernos, nos pusimos a hablar de la eternidad.

De cuando los animales hablaban - Pere Calders
“Hay una tendencia excesiva a halagar a las hembras. Se ha hablado mucho de la gallina y nada de mí, que soy el gallo de los huevos de oro”.

Ramón Gómez de la Serna
"¡Un duelo a pistola!", gritaron los árboles del bosque y echaron a correr.

Restaurant en Rigel IV – Sergio Gaut vel Hartman
—¡Mozo! ¡Este humano está absolutamente crudo!

Peligros de los refranes - Saurio
Se fue a Sevilla. Murió de pie.

Errata - Max Aub
Donde dice:
La maté porque era mía.
Debe decir:
La maté porque no era mía.

Gran final - Adolfo Bioy Casares
El viejo literato dijo a la muchacha que en el momento de morir él quería tener un último recuerdo de lujuria.

El reencuentro - Bertolt Brecht
Un hombre que hacía mucho tiempo que no veía al señor K. le saludó con estas palabras:
—No ha cambiado usted nada.
—¡Oh! —exclamó el señor K., empalideciendo.

Ramón Gómez de la Serna
Estaba sentado en la terraza del café cuando vi que su corbata azul se volvía negra. Él sólo lo notaría al llegar a su casa.

Max Aub
Lo maté por no darle un disgusto.

El cortés - Max Brod
Una tarde, Kafka me visitó, y atravesó impensadamente una pieza donde estaba recostado mi padre. Éste se despertó, y Kafka murmuró al pasar:
—Le ruego, considéreme un sueño.

Guillermo Cabrera Infante
El general preguntó la hora y un edecán se acercó rápido a musitar: "La que usted quiera, señor Presidente".

La calumnia – Fernando Sorrentino
Cuando vio que Zutano escribía sobre una pared la frase FULANO ASESINO, Fulano, indignado, se lanzó contra Zutano y lo estranguló.

Sinergia – Ricardo Germán Giorno
Fuera del tiempo y el espacio, Dios tronó:
—¡Hágase la luz!
Y cayeron dos cubitos de hielo en mi vaso de whisky.

Raúl - Hernán Domínguez Nimo
El cataclismo barrió la superficie del planeta. Millones de personas perecieron, apenas un centenar sobrevivió. Raúl, el protagonista de este cuento, no fue una de ellas.