sábado, 23 de agosto de 2008

21 ráfagas del 23 de agosto de 2008


El dinosaurio – Ricardo Bernal
Cuando despertó, el dinosaurio se acababa de comer a Augusto Monterroso.

Infundio – Sergio Gaut vel Hartman
—Maestro: si usted quisiera podría escribir una maravillosa novela de vampiros.
Vlad, el Empalador miró furioso al sirviente.
—Esa es una sucia mentira que los turcos inventaron sobre mí. —Y sin vacilar, lo empaló.

La pérdida - Jacques Sternberg
Érase una vez un Dios que había perdido la fe.

Paradoja - Magnus Dagon
Retrocedió en el tiempo para verse nacer y desde entonces fue su mejor amigo, por lo que nunca estuvo solo.

Ajena – Olga A. De Linares
Cuando despertó, el mundo seguía dando vueltas. Pero ella ya no pertenecía más a él.

Culpa - Roberto Ortiz
—Y tú me dices que me calle.
—Cállate.
—Vergüenza debería darte.
—Cállate.
—¡Asesino!
—Cállate.
Presa de cólera, apuntó a su reflejo y disparó. Cuando el cállate se multiplicó por mil, otro disparó los calló para siempre.

Microcosmos - Esteban Moscarda
Vastos imperios de sal y especias había conquistado en nombre de un dios violento. Cuando murió, se dio cuenta que el dios no existía.

Revelación - Magnus Dagon
No existen los gafes por el sencillo motivo de que justo antes de nacer otorgan mala suerte a quien está a punto de darles a luz.

Uija - José Luis Zárate Herrera
Y supón que, como yo, seas un espectro cansado de la muerte y entonces te preguntas cómo suicidarte en el más allá y no encuentras forma ¿entonces qué? Entonces nada.

Francisco Tario
Extirpar el subconsciente. He aquí la intervención quirúrgica del futuro.

Imprudencia - Roberto Ortiz
Z sale con A, A sale con B, B con C… Si siguen así, jamás se volverá a escribir un poema de amor

Vacaciones – Sergio Gaut vel Hartman
Llegué hasta el Instituto de Investigaciones Temporales, pero no pude ingresar porque estaba cerrado. Un cartel decía: “Cerrado por vacaciones del 9 de marzo de 2012 al 10 de abril de 1979”.

El vegetal - Jacques Sternberg

Cuando las zanahorias pensantes llegadas del fondo de lejanas galaxias vieron por vez primera seres humanos de la Tierra en la que acaban de aterrizar, exclamaron, estupefactas: "¡Son legumbres evolucionadas!".

Francisco Tario
¿Y sí por algún nebuloso y helado resquicio del mar se fuera fácilmente al infinito?

Magnus Dagon

Los peces ganaron la batalla evolutiva el día que el Universo se inundó.

Número 8 - José Luis Zárate Herrera
El detective tiene fuerzas para decirle:
—No te preocupes, no existe el crimen perfecto...
Cuando es interrumpido por la enfermera que lo llevará a la sala de operaciones Número 8.

Lenguaje estoico - Roberto Ortiz
Gracias, es todo cuanto puedo decir, ni más ni menos. Algunos esperan otra cosa, como si con decir bastante se llegara a la cima. Como si con decir poco se anulara la existencia.

Historia de un cuento – Ricardo Bernal
En Breves no tan Breves, le quitaron las alas. En Quimicamente Impuro le cortaron las manos y los pies. Arrastrándose llegó a Ráfagas, donde lo recibieron muy amablemente.

Refugio – Olga A. De Linares
Cuando despertó juntó los pedazos de la noche y creó un refugio para todos los sueños, incapaces de soportar la cruda luz del día.

Sin dinosaurio - José Luis Zárate Herrera
Cuando despertó el dinosaurio ya no estaba ahí, pero no pudo ni siquiera alegrarse: él tampoco estaba.

Francisco Tario
No se ha escrito, que yo sepa, en ninguna hermosa novela: "Y tras dejar caer una o dos veces las pestañas, me miró dulcemente, compasivamente, acariciadoramente con sus glaucos y húmedos ojos de vidrio".