domingo, 31 de agosto de 2008

16 ráfagas del 31 de agosto de 2008


El sueño - Luis Mateo Diez
Soñé que un niño me comía. Desperté sobresaltado. Mi madre me estaba lamiendo. El rabo todavía me tembló durante un rato.

Orwell en la escuela - Saurio
—Señorita, señorita, el Gran Hermano me está mirando.

Productor – Sergio Gaut vel Hartman
—Yo pongo la pasta para hacer la peli —dijo el dinosaurio—. Y mi única condición, señor Welles, es que salga Spielberg despachurrado por Freddy o Hannibal Lecter. ¿Le parece mal?

Reunión de amigas - Miguel Dorelo
— ¡Divina!, cuanto tiempo sin vernos. Venite esta tarde a casa que preparo unas masas —dijo Yiya Murano.
—Voy. Llevo algo para beber —respondió Lucrecia Borgia.

Papá Teodoro
Alvaro Ruiz de Mendarozueta
—Papi, ¿porqué los cristales son soñadores?
—No sé, hijo, es más que humano.

Perspectiva de los espejos - Jorge Martin
Vayamos a ver a los muertos. Dejemos que nos hablen de sus éxitos y donde derrochan sus enormes fortunas. ¿Ven? No hay que perder las esperanzas: se puede estar más muerto todavía.

Admiración – Daniel Frini
—¡Un capo este Harry Truman! Desde Sodoma y Gomorra que no me divertía tanto —dijo Belcebú mientras admiraba el hongo de la bomba que deshizo Hiroshima.

Paredes - José Luis Zárate Herrera
Sé que las paredes oyen, hablan, tienen almas delatoras e instintos represivos. Si estoy prisionero en medio de ellas es porque he descubierto que, también, devoran.

Demasiado pronto – Magnus Dagon
El samurai atacó y su wakizasi refulgió con sangre verde. Acto seguido vio una estrella alejarse en el cielo.

Las vueltas de la vida - Saurio
—Un día yo era un dios egipcio respetado y temido y ahora sólo soy un viejo con cara de perro —se quejaba Anubis mientras hacía la cola para cobrar la jubilación.

Mesita de luz - Javier O. Trejo
Leyó antes de dormir. Cuando despertó, el libro de Monterroso todavía estaba allí.

Tertulia - Sergio Gaut vel Hartman
Estaban Bergman, Buñuel, Clair, Chaplin, Eisenstein, Fellini, Kubrick, Kurosawa, Visconti, Wajda y Welles hablando y tomando cerveza. De pronto entró un dinosaurio, idiota como todos los dinosaurios y preguntó:
—¿Alguno de ustedes es Spielberg?

La mascota - Jorge Martín
Él le dice que es hermosa, yo la hago sentir amada. Él le hace regalos costosos, saberse necesitada no es algo que se compra. Él, como otros, pasa; yo sigo incondicional en su regazo.

Caminos de la ciencia – Daniel Frini
—Doctor Frankestein: ¿y si en lugar de recorrer morgues y cementerios para hacer una criatura, prueba con la camarera de la taberna, esa de cabellos claros y pechos turgentes, que tanto le gusta?

Problema - José Luis Zárate Herrera
Tengo un terrible problema: mis sueños tienen insomnio y jamás los encuentro si no es en la vigilia, a la luz del sol, cuando no los necesito.

Ocio futurista - Magnus Dagon
Al fin completé el puzzle tetradimensional. Ya sólo necesito gente con que poblarlo.