sábado, 23 de agosto de 2008

15 parpadeos del 23 de agosto de 2008


J. R. J. Contempla el crepúsculo – Luis Cernuda
—Señor, el crepúsculo —anunciaba puntual a la tarde la doncella entrando al salón de Mr. Ruskin, algún tiempo después de consumido el té. Y entonces, Mr. Ruskin iba al jardín.

El conde – Angela Schnoor
Para ostentar singularidad, mandó colgar en la entrada de su castillo un espejo inmenso. Jamás entraba por allí. ¡Cultivaba la imagen rebelde, y escondía el pavor de descubrirse sin reflejo!

Pobreza - Edmundo Valadés
Los senos de aquella mujer, que sobrepasaban pródigamente a los de una Jane Mansfield, le hacían pensar en la pobreza de tener únicamente dos manos.

Previsión – Olga A. De Linares
Cuando despertó, volvió a armarse el cuerpo que usaba a diario. Después, colgó las alas con mucho cuidado. Iba a necesitarlas de nuevo esa noche.

Bloqueo – Ricardo Bernal
Todas las palabras se escaparon del diccionario y se escondieron en los rincones. Tal vez por eso no sé cómo comenzar este cuento.

Incendiario - Roberto Ortiz
Uno a uno van dejando esta celda. Embriagados de libertad, especulan acciones románticas: encender cigarrillos, cartas de amor… Sólo espero que cuando sea mi turno usen mi cabeza para acabar con el mundo.

Ballenas - José Luis Zárate Herrera
El mar se mueve al ritmo de su canto. Después de soltar el arpón el hombre mira el mar inmóvil, piedra líquida, y no comprende.

Evidencia – Magnus Dagon
El hombre se resignó a la diferencia biológica y cultural cuando los alienígenas despreciaron a Mozart por el centrifugado de una lavadora.

Ernest Hemingway
En venta: zapatos de bebé, sin estrenar.

Una maldad póstuma – Sergio Gaut vel Hartman
Cuando los amigos vienen a visitar mi tumba y depositan en silencio las flores de su hipocresía, les desato las lenguas para que hablen mal de mí. ¡Eso es diversión!

Locura manchega - Jorge Martín
—Están locos si creen que me van a engañar esos gigantes por mas bien disfrazados que estén de molinos.
—¡Son molinos Don quijote!
—Ya lo sé Sancho, peor sería quedarse sin batallas.

Mensaje - Thomas Bailey Aldrich
Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Golpean a la puerta.

Llamada - Fredric Brown
El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta...

Sueño de la mariposa - Chuang Tzu
Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu.

Peligro - José Luis Zárate Herrera
Me he arrancado los ojos para no tener el peligro de tropezar conmigo en los espejos, ni para que un buen día de estos me vea al final de la calle del brazo de una esposa gorda y satisfecha con cinco niños a mi alrededor.