lunes, 25 de agosto de 2008

12 parpadeos del 24 de agosto de 2008


Revancha – Sergio Gaut vel Hartman
Eran más que nosotros y nos dieron sin asco. No respetaron ni a las mujeres; varios terminamos en el hospital. El peor era el jefe. Gritaba como un energúmeno: —¡Escritores! ¡Los voy a reventar!

Condena - Esteban Moscarda
Abel fue condenado a prisión por exceso en la legítima defensa. Su abogado no hizo declaraciones pero está conforme con el fallo. Podrían haberle dado perpetua por homicidio calificado.

Juicio final - Magnus Dagon
Hoy, 6 de Junio del 6666, a todos los relojes del mundo les ha salido una cuarta manecilla. Nuestro tiempo está contado.

Revelación - Nina Femat
Entonces Cthulhu, Yog-Sothot, Nyarlathotep, y los demás dioses del Olimpo, se quitaron las máscaras.

Enconada lucha contra la desocupación – Sergio Gaut vel Hartman
Los médicos prolongan las dolencias con píldoras de azúcar. Los bomberos pasean acariciando el Zippo que guardan en su bolsillo. Los policías enseñan el arte del escamoteo a los niños.

Justicia - José Luis Zárate Herrera
Después de todo, reflexionó el verdugo, Scheherezade merece morir: ella inventó las telenovelas.

Pensamiento perdido - Magnus Dagon
Las plantas se tomaron la revancha el día que enrarecieron la atmósfera y nos convirtieron a todos en vegetales.

Destruyamos Galápagos - Daniel Frini
Memorandum 13251: Deben eliminarse las islas de Galápagos. No faltara algún bobo que las estudie, y el hombre no creerá más en nosotros.


Condena – Olga A. De Linares
Cuando se durmió el cuerpo que estaba obligada a habitar, lo miró con disgusto mientras abría las alas. No había castigo más cruel que regresar, todos los días, a esa pesada arquitectura incapaz de vuelo alguno.

Despedida - Jorge Martín
El viento empujaba el barrilete hacia el mar. Yo trataba de retenerlo aferrándome a la arena con los pies desnudos.
—Dejalo ir, papá —me dijo Mara apretándome la mano. Y lo solté.

Entre las ruinas - José Luis Zárate Herrera
No estaba solo, había quedado entre las ruinas otro clon, allá, a lo lejos. Con una alegría desmedida lo saludó.
El espejo reflejó cada gesto.

Calor de hogar – Daniel Frini
—En mi infancia siempre estuve solo; mi familia era más bien fría —decía Nerón mientras tañía la lira.